Los especuladores y los bancos: el caciquismo del siglo XXI (I)

Decía mi buen compañero Alberto en Twitter que los bancos son los “ladrones legales del siglo XXI”. Yo añado a esa afirmación que los especuladores y los bancos son los caciques del siglo XXI.

Según la Real Academia Española, se define por caciquismo la “intromisión abusiva de una persona o una autoridad en determinados asuntos, valiéndose de su poder o influencia”. Y eso es lo que hacen los bancos y los especuladores con la sociedad actual. Ningunean a los políticos, elegidos por el pueblo, obligándolos a realizar las políticas que a ellos más les interesa bajo pena de no seguir invirtiendo en deuda pública de un país determinado y vender la que tienen, dejando a dicho país en bancarrota o quiebra económica.

Además, pretenden que los diferentes países, con el dinero de sus contribuyentes, sufraguen los costes de sus equivocaciones, cuando no pagan los suficientes impuestos a las arcas públicas cuando obtienen beneficios porque, según ellos, “no es justo que sea así para la buena economía de un país”. Sin comentarios.

Lo que está visto es que hoy en día, como no obtienen los suficientes beneficios con el negocio de los depósitos de los ahorradores y los beneficios con los intereses de los préstamos, se dedican a freír a sus pobres clientes aumentando las comisiones que cobraban hasta la fecha. Crean nuevas comisiones por servicios hasta ahora gratuitos y
tiran al traste todos los beneficios que ofrecían cuando uno se hacía cliente de ellos, descontando a tocateja dinero mediante sus malditas cláusulas de modificación de contrato, que usan cada vez más a su antojo, visto y place.

Ejemplo 1

No hace tanto tiempo (11 años), un cierto banco llamado Santander, obtenía la aprobación del Gobierno (PP), de la Conferencia de Rectores de Universidades, del CSIC y de la mayoría de las universidades, para la creación de un proyecto, llamado Universia, que, con su lema “Red de Universidades, Red de Oportunidades” , engloba actualmente un conjunto de 13,5 millones de alumnos y miembros de personal universitario, después de sucesivas ampliaciones en el ámbito iberoamericano (existen sociedades Universia en todos los países de América Latina [salvo en Paraguay], en Portugal, en España y en Andorra). El mecenazgo lo ha asumido el Grupo Santander, y la presidencia de la sociedad creada al efecto (Portal Universia S.A.), el presidente del Banco Santander, Don Emilio Botín Sanz.

En España, tres años más tarde, obtiene mediante un acuerdo por concesión (30 años, si no me equivoco) del gobierno, que de aquella aún estaba presidido por José María Aznar, la titularidad del sistema de gestión de identificación de personal y alumnado universitario español con carnés, lo que, según declaraciones del banco de aquella época era “la continuación de un esfuerzo económico y social considerable iniciado con la creación de la Red Universia”. Pero lo que no pensaba la gente en aquella época era el tremendo beneficio que aquello le iba a reportar al banco.

Ya, por una parte, sobre todo desde el punto de vista del alumnado, y desde el mismo año de implantación del sistema, no veíamos con buenos ojos tener que pagar una tasa de “emisión y/o renovación de la TUI (Tarjeta Universitaria de Identificación)” de 4,79 €. Pero la gente no le dio de aquella mucha importancia porque solo había que pagarla al emitirla y al renovarla (una vez cada 4 años). No parecía demasiado. Pero, con toda su carita de santidad, desde 2009 (¡ya afectaba la crisis económica!) han cambiado la denominación de la tasa (que, en realidad, es una comisión para el banco) por “emisión y mantenimiento de la TUI”, por lo que dichos 4,79 € hay que pagarlos al contado cada año como una comisión de una tarjeta bancaria más, pero que estamos obligados a tener por el simple hecho de ser estudiantes, como si fuese un DNI más. Resultado: cuadriplican la recaudación por comisiones de las TUI.

También desde hace un par de años más tarde (otro “gran esfuerzo” del banco, según sus responsables), en paralelo con su campaña de captación de clientes “Queremos ser tu banco”,  añaden a las prestaciones para universitarios la apertura de una cuenta bancaria en el Banco Santander, sin comisiones, y la concesión de una tarjeta bancaria de débito que, según las necesidades del cliente, se podía convertir en una tarjeta de crédito, también sin comisiones fuese finalmente de débito o de crédito la tarjeta. Al ir todas las prestaciones en el mismo paquete de apertura de la TUI, el estudiante universitario estaba prácticamente obligado a acogerse a todos esos servicios bancarios, los necesitase o no (aunque desde el banco insistan y repitan que no, sobre todo cuando se le echa en cara). Pero eran sin comisiones, no había ningún problema. Incluso se tenía la ventaja de sacar dinero gratuitamente en cualquier cajero de la red 4B, útil para muchos al no haber en muchas ciudades gran cantidad de oficinas y cajeros del Banco Santander, evitando desplazamientos (a veces largos) hasta una oficina cercana.

Y, de repente, este septiembre, el Santander nos sorprende con un gran “bombazo” (pero no precisamente beneficioso para el cliente). Se recibe una carta como la siguiente:Carta del Banco SantanderSi no se ve bien, se puede ampliar haciendo clic sobre ella. Como se puede ver, he hecho una serie de marcas y anotaciones en la misma sobre datos que quería que me fuesen aclarados.

Me dirijo a una oficina del Banco Santander, y allí me dicen que no me preocupase, pues ellos tenían consciencia de que todo iba a seguir tal como estaba, sin comisiones, y que si seguía teniendo dudas, que llamase a los Servicios Centrales (la famosa Superlínea), que ellos son los que establecían las comisiones.

Había cosas que no me cuadraban. En anteriores misivas que enviaba el banco para informar de la actualización de las comisiones, la frase que está subrayada como (1) figuraba como “[…] se establezcan modificaciones de la cuota de renovación de la tarjeta derivadas de las condiciones del titular y/o del uso de la misma […]”, que, ahora, está cambiada a “[…] se establezcan modificaciones de la cuota de renovación de la tarjeta derivadas del uso de la misma […]”. Ya no cuenta la condición de titular, es decir, en este caso, la condición de pertenecer a la universidad correspondiente. Un detalle sutil que puede escapar a la vista de bastante gente, pero que es potencialmente utilizable por el banco para imponer comisiones mediante las cuales embolsarse un dinero extra.

Más detalles, ahora sobre la hoja de comisiones de tarjetas. En general, se ve cómo las comisiones que ya estaban establecidas han subido asombrosamente. Algunas de ellas, un 600% respecto al contrato inicialmente firmado. Pero existe además otro detalle. En vez de poner para el caso de las tarjetas de débito todo el listado de comisiones, como en misivas anteriores, omiten las de su red y las de la red 4B. Sabemos que por sacar dinero a débito en su red de cajeros no pueden cobrar (Banco de España), pero no dice qué pasa con la red 4B. Muy sospechoso…

Me dispongo a llamar al teléfono que está marcado como (4). No, perdón, llamo a un teléfono equivalente. El motivo lo pongo al final del artículo.

Después de pasarme con 2 personas y desviarme de nuevo la llamada, consigo hablar con alguien que me clarifique lo que está pasando. Resulta que la tarjeta que nos habían dado como gratuita es un producto ahora obsoleto, pero equivalente a la marcada en la carta como (0), cuya comisión es de 36 €/año. Posteriormente, me estuvieron dando rodeos luego de haber preguntado acerca de la frase marcada como (1). Harto de que no digan nada de lo que te interesa, viene la siguiente pregunta por mi parte y la correspondiente respuesta:

– Entonces, ¿la tarjeta que hasta ahora era gratuita pasa a tener una comisión de 36 €/año?

– Por los datos de los que yo dispongo en este momento, y si paga menos de 2000 €/año en establecimientos con la tarjeta, así es, señor.

Mis sospechas acerca de la frase (1) se han confirmado. Además, se ha confirmado que, o los de las oficinas no están al tanto de lo que pasa en la cúpula del banco, o mienten (o dicen verdades a medias, o no te cuentan todo lo que pasa realmente, o como se quiera entender) para facilitar que el banco se embolse comisiones por un tubo. O eso es mi entender.

Posteriormente, pregunto por lo marcado en (3) y me responden que la comisión para todos los cajeros que no sean Santander es del 4% (mínimo 3 €). Aumento abusivo de comisiones y establecimiento de nuevas comisiones (4B) donde no las había.

Al día siguiente, llamo para dar la tarjeta de baja. Me responden que me van a cobrar la comisión correspondiente a los 8 días que han pasado desde el 1 de septiembre hasta el 9 de septiembre, conforme a lo que subrayo en (2). No es correcto, pues el cliente tiene 15 días para revocar un contrato ante modificaciones por la otra parte (conforme a la ley y a lo escrito en el contrato inicial firmado), sin costo para el cliente. Al final, el banco no cobra por la cancelación, como es esperado. Pero lo ha intentado.

Ejemplo 2

NCG Banco, resultado de la bancarización de Novacaixagalicia, resultado a su vez de la fusión de Caixanova (que había sido a su vez resultado de la fusión de Caixavigo, Caixa Ourense y Caixa Pontevedra) y Caixa Galicia (que había sido a su vez resultado de la fusión de las cajas de ahorros de A Coruña, Santiago y Lugo), ha comenzado también a usar ciertas artimañas para cobrar comisiones a su mayor antojo.

Ya es bien sabido, sobre todo por parte de los vigueses, que NCG Banco ha establecido nuevas (bueno, ya están vigentes desde el 17 de agosto) comisiones para cargar las tarjetas bonobús del transporte público de Vigo (VITRASA), sin previo aviso. Luego de una oleada masiva de protestas a triple banda (ayuntamiento, VITRASA y las mismas oficinas de NCG Banco), han hecho caso omiso diciendo que no han cambiado en nada su operativa de comisiones. Luego dicen que los suecos solo viven en Suecia, pero no se nota, sobre todo cuando los New-Age chieftains pueden perder, aunque sea, una minúscula parte de sus privilegios.

Viendo cómo tratan la operación, podemos observar que, antes del cambio, la operación de recarga de tarjeta monedero con tarjeta bancaria se consideraba como una compra con tarjeta, tipificada de la misma forma que una transacción electrónica desde un comercio. Pero ahora no es así: ahora es una retirada de efectivo con tarjeta de un cierto dinero para luego ingresárselo a VITRASA. Eso implica que NCG Banco pasa a cobrar las comisiones correspondientes a retirada de efectivo (cobro por tarjeta de crédito, tarjetas de otras entidades, etc., ya sabemos todos la retahíla de costumbre).

Bien sabemos también que antes Caixanova no cobraba comisión por la retirada de dinero en cajeros suyos situados fuera del espacio de una sucursal. Desde la fusión con Caixagalicia (constituyendo NCG), considera todo cajero externo al espacio de una sucursal como cajero de otra entidad, aunque sea suyo propio. Eso implica que se aplican las mismas comisiones a esos cajeros.

Además, parece que las condiciones para la apertura de ciertas cuentas bancarias difieren de las que se establecían hace unos meses, y NCG no ha hecho constancia del cambio. A los antiguos clientes nos dicen que las condiciones no cambiarán. A ver por cuánto tiempo…

Unas frases de conclusión para todo esto: los bancos son unos timadores, unos caciques. Para el caso del Santander, espero que cambie rápidamente de actitud y anule la actualización de comisiones, por su bien. Pero, para de aquella, ya tendrá varias docenas de tarjetas anuladas, pues ya las tiene a día de hoy. Pare el caso de NCG, como siga con esa actitud, presumirá estos días de tener 3 millones de clientes, pero no durante más tiempo, pues se le empezarán a fugar.

——————————————————————————————————————————————————–

EXPLICACIÓN ACERCA DEL NÚMERO DE TELÉFONO:
El teléfono marcado como (4) pertenece al grupo de teléfonos 90X XXX XXX, también denominados “de tarificación especial” o “de marcación inteligente”. De tarificación especial, pues se tarifican de forma diferente a las llamadas corrientes y, además, no entran en la tarifa plana de las compañías telefónicas, obligando al cliente a pagar el coste íntegro correspondiente de la llamada (salvo en el caso de las 900 XXX XXX, en las cuales el coste es gratuito para el cliente y las 901 XXX XXX, en las cuales el coste es compartido entre cliente y destinatario, pero tampoco entran en la tarifa plana). Son de marcación inteligente pues no corresponden a ningún número de teléfono fijo ni móvil, sino que corresponde a un sistema que desvía la llamada a uno de los números de teléfono fijo (o móvil, pero normalmente es fijo) que tiene dicho sistema preconfigurados en una lista interna, cobrando al titular de la línea (si es el caso) un establecimiento de llamada fijo (servicio de traducción de número de teléfono) más un precio por minuto (comisión por mantener el flujo de desvío de llamada).

Además, últimamente, algunos de los principales bancos españoles desvían las llamadas de atención al cliente de un 902 a un 906 de nivel 4 o 5 (que a su vez lo desvía a un fijo dado), con lo que el coste para el usuario es sensiblemente superior (de 0,08 €/min [902] a entre 1,29 €/min [906 nivel 4] y 2,19 €/min [906 nivel 5], IVA no incluido. Datos recogidos de la web de Movistar). Ya se puede imaginar uno el coste de la llamada, teniendo en cuenta que rara es la llamada a un banco que dura menos de 8 minutos. Y, más inri, la diferencia entre el coste del 902 y el coste del correspondiente 906 es dinero que se embolsa íntegramente el destinatario de la llamada (en este caso, beneficios para el banco correspondiente).

Así que, visto el caso, la actuación más inteligente es llamar, si se conoce, a uno de los teléfonos fijos que están detrás del 90X correspondiente.

NOTA: Para el caso del Santander, estos son, a fecha de septiembre de 2011, el 912737006, el 912737008 y el 912769524. Todos ellos son a coste 0€ si se tiene una tarifa plana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s